620 59 03 16   info@mariadiaz.eu

MARIANA PINEDA

“Mariana Pineda” de Federico García Lorca

Versión y dirección. Javier Hernández- Simón

Reparto:
Laia Marull
Álex Gadea
Óscar Zafra
Aurora Herrero
Marta Gómez
Silvana Navas
Sara Cifuentes
Fernando Huesca
José Fernández

Tuvo una vida breve y una muerte injusta. Pero
Mariana Pineda se convirtió en un mito y en un
símbolo de la libertad. Silenciada durante los
gobiernos absolutistas, ensalzada bajo gobiernos
liberales y progresistas, la figura de Mariana
Pineda se convirtió en una inagotable fuente de
inspiración para poetas y dramaturgos, entre ellos,
Federico García Lorca que escribió una obra de
teatro en la que recreó su vida.

Hasta el último aliento

En ocasiones el amor es un mar profundo
donde morimos ahogados, un lugar que al
mismo tiempo es prisión y horizonte, un tiempo
parado donde ni tan siquiera el aire sucede. En
ocasiones el amor es un verano nevado…una
quimera, un cuento que nos contamos a nosotros
mismos para poder seguir viviendo

El amor de Mariana Pineda es así.

Se ha hablado mucho de Mariana Pineda, tanto
del personaje histórico como del personaje
creado por el gran poeta Federico García Lorca,
se ha debatido sobre si Mariana era una mujer
revolucionaria o si por el contrario tan sólo era
una mujer enamorada. Sin embargo cada vez que
releo el texto del genial poeta granadino, una
idea me asalta la cabeza, Mariana Pineda es una
persona que se atreve a perseguir sus certezas
hasta el final, hasta las últimas consecuencias.
Mariana Pineda es una mujer que se rebela
contra todo lo establecido en su sociedad, y lo
hace no con el ánimo de pasar a la historia o de
ser una gran heroína del pueblo, tampoco por
conseguir unos ideales intelectuales y políticos,
ni tan siquiera lo hace por amor. Mariana Pineda
se mueve al compás de su propio corazón, un
corazón libre que no entiende de normas, de
géneros y que sobre todo, no entiende de miedo;
Por supuesto que Mariana, la nuestra…la de
Lorca, es una mujer profundamente enamorada,
a la que ese mismo amor arrastra como un
torrente por encima de los ideales políticos que
defiende…pero yo me pregunto; ¿es posible
comprometerse con grandes ideales como la
libertad o la igualdad si en el fondo de nuestro
corazón no reside un absoluto y profundo amor?
¿Se puede ser una verdadera defensora por la
libertad si esa lucha no es movida por el más
puro y honesto de los sentimientos?

Yo creo que no…

La realidad es que no
importan las razones que
impulsan a Mariana Pineda a
revelarse contra un sistema injusto,
lo que importa en definitiva, y
por eso su nombre ha pasado a nuestra
historia como un verdadero símbolo de resistencia
frente a la injusticia, son sus acciones.
Mariana Pineda, como tantos otros personajes
históricos o ficticios, se mueve por amor, un
amor tan intenso y tan puro que ni siquiera intenta
ofrecer resistencia, y que le dota del valor, la
valentía y la dignidad para defender unos ideales
hasta la muerte.

Lorca, a través de esta mujer, nos hace ver que
tan sólo existen dos tipos de personas en el
mundo, aquellas dispuestas a seguir sus certezas
hasta el final y aquellas que a la hora de la
verdad, cuando todo comienza a complicarse,
prefieren esconderse.

Y hemos de preguntarnos como espectadores
de esta carta de amor que nos escribe Federico,
que tipo de persona somos nosotros, si un torrente
como Mariana o por el contrario somos islas,
eternamente quietas y rocosas, como el resto de
los personajes de la trama. Y no importa si
hablamos de ideales, de sueños…o simplemente
de amor…. Hay certezas que se tienen tan sólo
una vez en la vida…

Mariana y Federico lo sabían…y por eso las
defendieron…hasta el último aliento
Javier Hernández-Simón

 

Descargar dossier de prensa